Familia, dinero y futuro

13
,
Jul 2020
Publicado en:

Familia, dinero y futuro

Uno de los principales objetivos como padres de familia, es preparar a nuestros hijos para que sean ciudadanos productivos y autosuficientes  en la sociedad. Concientizar y sensibilizar a los adultos  para  formar y estimular a que los niños y jóvenes adquieran educación financiera es uno de los principales retos de la sociedad  y de la industria financiera. La educación financiera comienza en casa y hay que tener en cuenta que como padres somos el principal ejemplo de nuestros hijos en muchos campos de la vida, y en el manejo del dinero no somos la excepción. Las tareas en casa en materia de educación financiera son enormes, se debe enseñar  a los niños nociones básicas sobre la administración del dinero: cómo ganarlo, cómo ahorrarlo cómo gastarlo, cómo invertirlo, cómo presupuestarlo y sobre todo como compartirlo con la comunidad.

La gran pregunta que se pueden formular muchos padres de familia es: ¿Cuándo educar en Finanzas? La respuesta sin vacilaciones es, entre más temprano mejor. Muchos estudios demuestran cómo desde la edad de 3-4 años los niños pueden adquirir hábitos de consumo y ahorro  saludables enseñados en el seno familiar, con el objetivo de convertirlos en adultos responsables en el manejo del dinero; sin embargo el sector educativo en Colombia no está preparado para educar financieramente a nuestros hijos, no hay un pénsum en colegios  que lleve al estudiante a tener  este tipo de educación formal.

Cambiar la mentalidad de los niños de empleados a emprendedores y grandes inversionistas es un verdadero reto para la sociedad del futuro. Necesitamos un cambio drástico de paradigmas sociales acerca del dinero. Llegó la hora de permitir que los ricos suban a los cielos y dejar a los camellos en los desiertos. Los ricos y empresarios no son los malos de la historia, nada mejor para el bienestar de una sociedad que existan empresas fuertes y responsables socialmente, labradas por personas que han trabajado duro su camino y que han alcanzado un mejor futuro.

La sociedad de consumo y su publicidad están cada día más cerca de las familias, donde la falta de diferenciación entre deseos y necesidades traerá como consecuencia la falta de crecimiento en los patrimonios familiares a largo plazo. Si educamos  financieramente al niño seguramente no tendremos que embargar al adulto.

El objetivo de la educación financiera es en última instancia producir un cambio de comportamiento de los agentes económicos.  Consumidores más educados desde pequeños y mejor informados toman mejores decisiones financieras a lo largo de su vida, los cuales no sólo favorecen sus intereses particulares sino que, en conjunto, ayudan a la estabilidad del sistema económico del país.

Por último considero que el dinero siempre debe ser considerado como un medio y no un fin, no es lo más importante en la vida, pero afecta todo aquello que lo es, de ahí la importancia de administrarlo de una forma correcta desde temprana edad.

Descargar Archivo
Contáctenos
¡Gracias! Tu información s sido recibida
Descargar
Parece que sucedió un error mientras se enviaba el formulario, vuelve a intentar más tarde
Artículos relacionados
28
,
May 2020
Un saludo cercano

Durante semanas hemos visto las calles vacías y lo único en lo que pensamos es en la solidaridad de los...

Leer +
23
,
Jun 2020
Raspando la olla

Las pensiones privadas en Colombia se pueden convertir en el gran salvavidas del Gobierno Nacional en medio de la pandemia...

Leer +
15
,
Jul 2020
Las culpas de la pobreza

En estos días se especula mucho sobre las millones de personas que volverán a la pobreza a nivel mundial...

Leer +
Diseño por Palma de Web